Mi regla

Antes de tener la regla, no sabía lo que era y cuando me llegó por primera vez, siendo yo muy jovencita, nadie me contó sobre ella, lo que supondría para mí y qué es lo que significaría en mi vida. Fui la primera niña de mi clase en tener la regla. Recuerdo que en ese momento me sentía rara, tenía miedo y a la vez me sentía importante. Me decía “Sí, ya soy mayor”. Pero, ¿qué era ser mayor?, ¿por qué me dolía tanto?, ¿y qué es la regla? Con el tiempo, tuve que llegar a mis propias conclusiones.


Desde que era una niña y hasta el día de hoy, mi regla siempre ha sido intensa y ha llegado pisando fuerte, incluso antes de los días de sangrado.

Si ya de por sí, soy una persona sexual y sensitiva, una semana antes, siento que esto se potencia. Tomo más consciencia de mi cuerpo, de mis pensamientos, de mis emociones, de mis energías… de todo lo que hay en mí. Eso hace que sienta más la energía sexual, sexualmente esté aún más activa y busque saciarme. Son momentos que uso para disfrutar, liberarme y sentirme mejor.


Aunque llevo un calendario de mi regla, ella llega cuando quiere: unos días antes, el día programado o unos días después.

Cuando llega, el primer día suele ser doloroso, casi no puedo moverme, estoy muy hinchada, pero aún así, me veo bonita, me veo bien. He aprendido a disfrutar de mi imagen en esos momentos. Lo único que quiero es darme cariño y recibirlo.

Porque a pesar del dolor, me siento mimosa y sensible.


Para mí, el dolor de mi regla no es ni bueno, ni malo, pero eso no significa que sea fácil. Es mi proceso. En mi caso, soy consciente de que está influenciada por todo lo que vivo durante mi último ciclo, ya sea a nivel físico, energético o emocional.

Los primeros días de sangrado, me los tomo para mí. Durante mi regla, descanso y, para recuperarme, no dejo de experimentar con mi sexualidad. Y lo haga sola o acompañada, no oculto mi sangrado. Es un buen momento para trabajar y así deshacerse de prejuicios sociales, porque es algo natural y no hay nada de lo que avergonzarse.

Y aunque mi apetito sexual en ocasiones puede disminuir, siempre busco formas de recargarlo, porque sé que eso me beneficia.


Así es como vivo yo mi proceso. Lo que cuento aquí son características mías.

Cada persona vive su regla de forma única, porque es algo muy personal y dependerá de sus características, de sus vivencias y de su personalidad.

92 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Mi imagen

Mi Fortaleza