Lo que ofrezco

Mi trabajo no se basa únicamente en el momento de la cita. No es sólo ofrecer un acompañamiento o un momento sexual. No se define por el acto sexual y las prácticas que hago o dejo de hacer. Tampoco trato a las personas de una forma especial por su aspecto o su estatus económico. Ni estoy dispuesta a hacer algo con lo que no estoy a gusto por dinero. No vendo ni alquilo mi cuerpo. Y aunque con mi sexualidad me gano la vida y por lo tanto, ganar dinero es importante, me dedico a algo con lo que vibro,… y cuando alguien hace algo que le gusta, se implica.

Mi implicación empieza desde mucho antes de la cita, incluso antes de que alguien me pueda contactar, porque el implicarme nace de mi, es parte de mi sello personal.


Invierto en todos los aspectos de mi imagen porque me gusta, pero eso no significa que no suponga un esfuerzo para mí: debe de haber una constancia y una dedicación de tiempo y dinero. También cuido de mi aspecto físico, pero no solo por mi imagen, si no también para estar fuerte y poder experimentar y disfrutar de la mejor forma posible las experiencias que ofrezco.


Y también invierto en mi desarrollo cultural, buscando enriquecerme intelectualmente, tanto para mi disfrute como para poder tener temas conversacionales diversos, tanto atemporales como de actualidad.


Pero la implicación va mas allá. Ser una buena profesional en este campo significa tener los conocimientos necesarios para saber desenvolverse en las situaciones que puedan aparecer, al vivir una experiencia.



Experimentando con mi sexualidad cada día adquiero más conocimientos y herramientas que me son útiles a la hora de poder ofrecer una diversidad de experiencias. Profundizo en situaciones y prácticas diversas, tanto en experiencias que yo busco vivir para mí, como otras que pueden estar más enfocadas en mi trabajo.


Si eres consciente de lo que estás viviendo, hay mucho de lo que aprender. En mi caso, aprendo a gestionar las emociones que pueden aparecer durante la experiencia, tanto en mí, como en la otra persona, empatizando y comprendiendo al otro sin juzgar lo que podamos sentir.


Yo no busco engañar a nadie y quiero serme fiel a mí misma, por eso ofrezco lo que nace de mí. Aunque sea mi trabajo, no es sólo una forma de ganar dinero. Me da la oportunidad de conectar con otras personas, disfrutar del placer y enriquecer mi vida con más experiencias.

Por eso, si vibras con lo que yo te puedo ofrecer, estaré encantada de conocerte.

86 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo